Chistes con final inesperado





Chistes con final inesperado


—Después de mirar la libreta de calificaciones, la madre de Pepito le dice enojada:

—¡Pepito! ¡Estas notas merecen un castigo!

—Tienes razón, mamá. ¡Vamos, que yo sé dónde vive la profesora!

😄 😄 😄


Pepito le pregunta a la profesora:

—Maestra, ¿me pueden castigar por algo que no he hecho?

La maestra, sorprendida, le responde:

—Por supuesto que no, Pepito. Eso sería muy injusto.

—Está bien, señorita. Es que no hice la tarea.

😄 😄 😄


Peso 80 kg, pero midiendo 1,75 debería pesar 70 kg.

Definitivamente, este año me pondré como meta crecer diez centímetros más.

😄 😄 😄


—Cariño, ¿qué sería el tiempo sin ti?

Y su pareja le contesta:

—Empo.

😄 😄 😄


Por la mañana nunca desayuno porque solo puedo pensar en ti.

Al mediodía nunca como porque solo puedo pensar en ti.

Por la noche nunca ceno porque solo puedo pensar en ti.

En la madrugada nunca duermo… ¡porque tengo mucha hambre!

😄 😄 😄


—¡Te amo!

—¿Y cómo sabes que es amor?

—Porque cuando pienso en ti no puedo respirar.

—Eso es asma.

—Pues entonces, ¡te asmo!

😄 😄 😄


Un hombre va a un abogado.

—¿Y usted cuánto cobra por una consulta rápida?

—100 euros por tres preguntas.

—Vaya, es un poco caro, ¿no?

—Sí... y dígame, ¿cuál es su tercera pregunta?

😄 😄 😄


Se encuentran dos amigos:

—¿Sabes? Hoy me he comprado una paloma que cuesta diez mil euros.

—¿Mensajera?

—No, no, no te exagero.

😄 😄 😄


¿Cómo se detiene a un escorpión?

Simplemente configúrelo en scorpi-off.

😄 😄 😄


¿Qué es lo mejor que puedes hacer si ves un Tyrannosaurus rex?

Reza para que no te vea.

😄 😄 😄


—Doctor, doctor, mi mujer cree que es una gallina.

—Bueno, pues traigala a ver si la curo.

—¡Sí, hombre, con la falta que nos hacen los huevos!

😄 😄 😄


Mi propósito del Año Nuevo era leer más.

Así que encendí los subtítulos de mi televisión.

😄 😄 😄


Un periodista que vivía en los Estados Unidos, se entera de que en el sur de Chile vivía un indio que tenía superbuena memoria. Y cómo buen gringo, decide venir a investigar el asunto.

Toma un avión, luego un tren, luego un jeep a la cordillera y por fin dos días a caballo para llegar a un poblado.

—¿Vive aquí el indio con buena memoria?

—Sí —le responden y le señalan una casa.

Entra y ve a un indio de como 90 años.

—Así que usted es quien tiene buena memoria.

—Sí, soy yo.

—¿Y me podría hacer una demostración?

—Claro, ahí está mi diario de vida. —Y le da un libro de cómo 3.000.000 de páginas.

El gringo lo agarra y le comienza a preguntar:

—¿Qué pasó el 2 de abril de 1903?

—Bueno, esa mañana amaneció nublado y yo me puse un chaleco rojo. Mi mamá estaba cociendo un pato salvaje y un vecino gritó porque se le cayó una piedra en el pie.

Y así pasaron un largo rato conversando. El indio siempre acertaba. Así que el gringo se convence y decide volver a EE. UU. a redactar un artículo.

Al despedirse, le preguntó:

—¿Qué hizo cuando cumplió 15?

—Desayuné 2 huevos.

—Cierto, cierto.

El gringo se va y escribe un libro, y se hace famoso y millonario con la historia.

Al cabo de 30 años decide visitar los huesos del indio.

Llega al pueblo y pregunta por la tumba y le dicen que el indio aún vive.

Cuando le ve, dice:

—¿Pero... pero cómo... cómo... cómo...?

—Fritos... fritos... fritos...

😄 😄 😄


Caperucita Roja fue a visitar a su abuelita sin saber que el lobo ya se había ocupado de ella...

—Abuelita, qué ojos tan grandes tienes.

—Es para verte mejor.

Nuevamente, Caperucita mira a su abuelita y dice:

—Abuelita, qué orejas tan grandes tienes.

—Es para escucharte mejor.

Caperucita vuelve a insistir:

—Abuelita, qué nariz tan grande tienes.

—Es para olerte mejor.

Caperucita vuelve a la carga:

—Abuelita, qué boca tan grande tienes.

—¿A qué viniste? ¡¿A visitarme o a criticarme?!

😄 😄 😄


Un hombre ingresa en un hospital para hacerse una pequeña operación.

Una enfermera empieza a tomarle los datos: el nombre, la compañía del seguro, etcétera.

—En caso de emergencia, ¿a quién avisamos?

—¿Quiere decir si estoy a punto de morirme?

—Bueno... sí.

—En ese caso, llame corriendo a un doctor.

😄 😄 😄


Una enfermera lleva al paciente en la camilla camino al quirófano.

—¿Pero por qué tiembla usted tanto?

—Es que he oído que la otra enfermera decía que la operación de apendicitis es muy sencilla y que no había por qué estar nervioso y que todo iba a salir bien.

—Pues claro, todo eso se lo dijo para tranquilizarle porque es verdad.

—¡No, no, si es que no me lo decía a mí, sino al cirujano!

😄 😄 😄


—Ayer llamé a la policía porque unos ladrones robaron en mi casa y se llevaron hasta los vasos.

—¿Y los detuvo?

—Sí, sí, los de tubo también.

😄 😄 😄


—Mamá, mamá, ¿qué tienes en la barriga?

—A tu hermanito.

—¿Lo quieres mucho, mami?

—Muchísimo, Jaimito.

—Mm... Entonces, ¿por qué te lo comiste?

😄 😄 😄


¿Sabes cuáles son las dos palabras que pueden abrirte más puertas en el mundo?

Tire y empuje.

😄 😄 😄


Dos monjas eran muy buenas amigas.

Un día tuvieron que separarse para ayudar a los niños pobres.

Una se fue para África, la otra para Sur América.

¿Como se llamaban las monjas?

Por teléfono.

😄 😄 😄


Después de un parto el padre pregunta al doctor:

—¿Todo salió bien?

El médico responde:

—Sí, todo perfecto, aunque tuvimos que ponerle oxígeno.

El padre inquieto alega:

—Pero doctor, nosotros queríamos ponerle Juan.

😄 😄 😄


—Oye, ¿cuál es tu plato favorito y por qué?

—¡Pues el hondo, porque cabe más comida!

😄 😄 😄


Un hombre le dice a un amigo:

—Mi esposa está en una dieta de tres semanas.

—¿De verdad? ¿Cuánto ha perdido hasta ahora?

—Dos semanas.

😄 😄 😄


Una madre le dice a sus hijos que están jugando en el parque:

—¡Niños, no jueguen en la tierra!

Entonces los niños se fueron a jugar a Marte.

😄 😄 😄


―Le hemos concedido su hipoteca.

―¿Me podría poner el mínimo interés?

―Claro, usted vaya hablando, que yo miro el móvil y no le hago ni caso.

😄 😄 😄


El niño le dice a su tío al regresar de la escuela:

—Tío, tío, hoy estudiemos la geometría.

Su tío le dice:

—A ver, dime, ¿qué son los ángulos?

Le contesta el niño:

—Sonángulos son las personas que caminan dormidas.

😄 😄 😄







© 2024 chistes.pro